viernes, 11 de abril de 2008

Hoy

Nota: (abrir en una nueva ventana y oirlo al leer: http://es.youtube.com/watch?v=4kpJehOi2p4)

Hoy, con el ayer en la espalda, sin peso, sin rémoras, sin red. Mis pasos comienzan de nuevo en solitario. Miles de preguntas se resumen en una que desgranandose despacio se diversifica en caminos mentales, pros y contras, anhelos y miedos, si, ¿porque no reconocerlo? estoy asustado, y sin embargo voy a seguir andando.
Desde el lunes hay miradas en conocidos y amigos, que aunque acompañadas de palabras gratas dicen, predicen un futuro desapacible; otras, acompañadas de preocupación son una palmada en la espalda y un ¡sigue, tu puedes!. otras llenas de sincera esperanza, me abrazan en silencio sin palabras y sin embargo ¡como reconfortan!
Me siento como en la sala de espera del dentista, nadie se va a sentar en mi lugar, y nadie abrira la boca para que le quiten una muela que solo a mi me pertenece.
¿Envidia por el desamparo que siento de que otros esten a cubierto? ¿esperanza de poder sacar adelante sueños enterrados e ilusiones masculladas?.
Tengo una nueva oportunidad, pero me da miedo, y sin embargo estoy preparado, llevo años preparandome para este dia, dias de analisis, de meditación, de minutos cuajados de porqués y encontrar la solución a los errores del ayer. Pero, no quiero que el reto crezca en una utopia y me venza, ni tampoco dejar de darle la importancia que tiene, la preocupación no me frena, aunque llevo los puños apretados en cada paso, tembloroso ahora y que confio cada vez mas firme.
Dejar el calor de lo cómodo, como cuando comencé a saltar del trampolin, como cuando en una amanecer frio y desapacible salia desde la tienda de campaña para iniciar una dura marcha, como cuando me levantaba a medio dia para ir al gimnasio despues de una noche dificil de trabajo, o cuando al amanecer intentaba meter las llaves en la helada cerradura del coche para ir a la fundición, o cuando infructuosamente esperaba frente a la puerta del director del banco a que me concediese la gracia de que mis problemas economicos quedasen olvidados por unos dias.
O aquella tan terrible de pequeño, cuando armandome de valor llevaba las notas a casa, sabiendo que no habria perdon.
Hoy es uno de esos dias en los que frente a mi hay una puerta cerrada que no tengo mas remedio que abrir, despues de respirar mil veces y contar hasta quinientos en un vano esfuerzo por alejar la tenaza del terror.

Como aquella rosa, sola en medio del escenario vacio, todo a obscuras, salvo un foco iluminandola, silencio y calma, y susurrandose sin ser expresado y sin ser oido un ...
Ahora te toca a Mi


10 de abril de 2008
Yhago

1 comentario:

Sensaciones dijo...

Hoy es un gran dia!!!
Abre eso puños que llevas cerrados a cada paso, abre los ojos y mira...
No tengas miedo... el miedo no te deja ver...aprovecha el dia, por lo menos estas aquí...

Un beso!!