lunes, 7 de enero de 2008

La Navidad

Hace tiempo me llama la atención la singularidad que posee la Navidad, la tristeza que muchos sienten en estas fechas, la sensación de soledad, la nostalgia de afectos perdidos, y el continuo recuerdo por aquellos que un dia compartieron momentos de nuestra vida y que por razones fisiologicas como la muerte, o por rencillas o simplemente porque la vida nos marca a cada uno pautas distintas, y nos separa irremediablemente de aquellos.
El porqué, entramos en conductas caóticas de compras, o bien elegimos cuidadosamente que ofrecer a cambio de una sonrisa y un deseo de parabienes; el porqué compartir , a veces forzados por las circunstancias familiares viandas sin control; el porqué algunos se dedican a intentar sentir una alegria fingida, y otros sin embargo se recogen en la calidez del hogar que otros anhelan, o bien intentan escapar con viajes donde infructuosamente siguen existiendo esos mensajes que hablan de paz y amor entre los hombres.
De niño, recuerdo que la cena de nochebuena era y sigue siendo, algo tan solemne que el salir de fiesta a la calle se consideraba casi una indecencia, al margen de las ideas religiosas de cada uno, era una noche para pasarla en familia,aunque hoy todo esto está cambiando.
Lo anterior se resume en un ¿para que existe la navidad?
Personalmente creo tener la respuesta , de una forma subjetiva. La navidad se encuentra situada en un momento muy particular del año, con la situacion del sol en el punto mas alejado de nuestro planeta, lo cual conocido por todos nos llena de obscuridad y frio, la naturaleza se encierra en si misma, la mayoria de las plantas pierden su vegetacion y los animales que pueden migran a otros lugares mas placenteros donde el acimut les permite disfrutar de climas calidos.
Pero ¿y para el hombre?
La navidad no es una creacion de la religion catolica, otros credos tambien poseen su "navidad" particular, pero ¿porque esa significacion?. La mayoria de las religiones instancian a educar conductas de una forma regular, bien en nuestro comportamiento social, bien vigilando nuestra alimentacion;dessacralizando estas regulaciones, creo que en esa fecha en la que la soledad del ambiente nos contagia, nos deprime o nos llena de frio buscamos de una forma inconsciente el calor de los que nos rodean, a nivel fisico, y a nivel espiritual el afecto.

Es un momento de recogimiento que esta por encima de nosotros, no es el nacimiento de una criatura celestial, no es la aparición de alegrias forzadas, simplemente es la necesidad de calor, el llenar la enorme soledad que el hombre siente dentro. El deseo de que alguien nos recuerde y nos lo demuestre. Es el momento en el que el hombre es terriblemente consciente de la soledad interior que produce vivir , en un lugar que no llega a comprender y que esta irremisiblemente destinado a morir , no sabiendo muy bien para que.
La sociedad consciente colectivo que por conocido se tiende a olvidar propicia sucedaneos en fiestas cada vez mas artificiales, en frases una y otra vez repetidas , como en un kaizen para trabajadores automatas, "vuelve a casa por navidad", "Paz a los hombres de buena voluntad" etc, simbolos que nos explotan continuamente en la retina y nos cargan el alma de romanticismo cada vez mas "de plastico".
Hemos importado comportamientos provenientes de lugares cuya cultura aun en ciernes se basa en migraciones de hombres desheredados, arrojados de su sociedad natal, perseguidos o desanimados por no encontrar en aquella el esparcimiento cultural o sentimental apropiado, que o bien huian de sociedades cerradas y colapsadas a un espiritu innovador, pero que los desnudaba del calor de la colmena, de su comunion con los ancestros, de su vinculo social, y no tenian mas remedio que encontrar esa necesidad de calor en la calle donde otros con sus mismas aflicciones intentaban contagiarse mutuamente y sofocar el terror que en cada uno de sus pechos ardia.

Esta sociedad acelerada, deshumanizada donde olvidamos y reinventamos en un paroxismo frenético, donde intentamos distraernos de circunloquios interiores, donde la frialdad de una explotacion del individuo, que a unos pone collares de oro, a otros cuellos azules y a otros desvencijadas camisetas, pero que son solamente cadenas esclavas oxidadas con la sangre de otros que antes las tuvieron. Pero todos humanos con visceras, corazon y sentimientos, consciente por definición a conceder descanso, aunque obligatorio para no extenuar a los millones de seres que cada vez mas colapsamos el planeta, no logra drogarnos hasta el incosnciente y como borrachos en comas etilicos o como describió Orson Welles, buscamos nuestro Rosebud ansiosamente como un ahogado asfixiandose perplejo ante lo que no conoce.
Personalmente he hallado mi equilibrio, soy consciente de mi soledad cosmica, y el año que viene volvere a fingir una alegria que no sentire, escuchare los pesares de amigos y ajenos a quien esta tesis aburrira y no consolará en absoluto. En fin...

1 comentario:

Yhago (alter ego de VSPSRG) dijo...

http://www.flylosophy.com/2005/12/feliz-navidad-vs-felices-fiestas.html